¿Eres víctima de mobbing?

El acoso laboral existe, es REAL, no es algo subjetivo. Aunque algunos se empeñen en trivializar la violencia, en responsabilizar a la víctima, convirtiéndola en una persona débil que no sabe afrontar los problemas en el trabajo; o peor aún, adoptando una posición neutral, afirmando que es un problema de dos, asegurando que la realidad de la víctima es equiparable a la realidad del agresor, bajo el supuesto de que algo habrá hecho la víctima para merecer ese trato.

Sin duda, el mobbing no debe confundirse con un conflicto interpersonal. En el trabajo, como en la pareja, o en cualquier relación interpersonal pueden surgir problemas puntuales, discusiones, puede caernos mal nuestro jefe, tener discrepancias con compañeros, pareja, amigos. Claro está, que eso no es mobbing. En estos casos, hay una relación de igualdad, ambas partes pueden defenderse, saben que están ante un conflicto puntual.

caracteristicas-mobbing

El psicoterror o mobbing se basa en conductas de hostigamiento que conducen a la víctima a una situación de indefensión aprendida, a un calvario del que no pueden escapar.

Conductas que pueden observarse, que se repiten en el tiempo, en un entorno del que no se puede huir.  No son grandes violencias, no hay sangre. El maltrato psicológico no deja huellas, la victima no sangra, no tiene hematomas. Al tratarse de conductas violentas  de baja intensidad, pueden pasar desapercibidas, unido a que la víctima no sabe que la están atacando, no entiende lo que pasa,  y por tanto, no puede defenderse.

Pensemos: si alguien nos ataca, nos pega un puñetazo o nos grita, sabemos que nos están atacando, podemos, pues, defendernos, responder. Más aún, la gente que está a nuestro alrededor, al ver esta violencia de alta intensidad, se involucrará, tomará partido. Si observas que alguien está siendo atacado por otro, violencia física o verbal, la mayoría de nosotros intervendríamos.

Sin embargo, estamos ante violencias de menor intensidad. El maltrato psicológico no deja huella inmediata.  Este tipo de acciones violentas no son muy impactantes, de hecho, aisladamente, podrían parecer irrelevantes. El ningunear, apartar, ignorar, criticar, evitar, minusvalorar, excluir es violencia, violencia “invisible” pero que  tienen el mismo efecto clínico que violencias físicas.

La violencia psicológica es mucho más dañina que la violencia física. Las víctimas sufren interiormente, con consecuencias psicológicas graves, el origen es externo, algo que ocurre realmente fuera. Las consecuencias no son inmediatas, lo que provoca que muchas veces se confunda el diagnóstico: el estrés postraumático del mobbing con únicamente estrés. Incluso, se llega a responsabilizar a la víctima, creyendo que la ansiedad, la hipervigilancia, la depresión, tienen su origen en aspectos relacionadas con la víctima, se atribuyen a características de la persona, no al verdadero desencadenante.

Estamos ante mobbing, cuando estas conductas de hostigamiento, se convierten en habituales, repetitivas. Esa carencia en el tiempo es lo que demuestra que existe una intencionalidad. Es un violencia premeditada. Los agresores son conscientes de lo que hacen, quieren eliminar a la víctima, no es algo casual, no es anecdótico, está planificado y con un objetivo claro, quitarse a la víctima de en medio, que abandone su puesto de trabajo, que comenta errores, que pierda la seguridad en sí misma.

El mobbing es un proceso, con inicio, antes del cual no había mobbing, y un final, con consecuencias,  porque siempre tiene consecuencias. Existe un riesgo cierto de enfermar. Las investigaciones demuestran que a partir del sexto mes, cualquier persona con una resistencia “normal”, que sea objeto de estas prácticas de acoso, al menos una vez por semana, tendrá consecuencias para su salud: estrés prostraumático, ansiedad, depresión, indefensión aprendida, hipervigilancia, somatizaciones, alteración del sueño, distorsiones cognitivas…

Fuente: “Mobbing: Cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo” Iñaki Piñuel y Zabala, profesor titular de la Universidad de Alcalá de Henares Editorial Sal Terrae.

Durante más de 6 meses, con una frecuencia de al menos una vez a la semana:

  1. Mi superior se niega a comunicar, hablar o reunirse conmigo
  2. Me ignoran , me excluyen, o me hacen el vacío, fingen no verme, no me devuelven el saludo, o me hacen “invisible”
  3. Me chillan o gritan, o elevan la voz con vistas a intimidarme
  4. Me interrumpen contínuamente impidiendo expresarme
  5. Prohiben a mis compañeros o colegas hablar conmigo
  6. Inventan y difunden rumores y calumnias acerca de mí de manera malintencionada
  7. Minusvaloran y echan por tierra mi trabajo sistemáticamente no importa lo que haga
  8. Me acusan injustificadamente o falsamente de incumplimientos, errores, o fallos, inconcretos y difusos que no tienen consistencia ni entidad real
  9. Me atribuyen malintencionadamente conductas ilícitas o antiéticas contra la empresa o los clientes para perjudicar mi imagen y reputación
  10. Recibo críticas y reproches por cualquier cosa que haga o decisión que tome en mi trabajo con vistas a paralizarme y desestabilizarme
  11. Se amplifican y dramatizan de manera malintencionada pequeños errores o nimiedades para alterarme
  12. Me amenazan con usar instrumentos diciplinarios (rescisión de contrato, no renovación, expediente disciplinario, despido, traslados forzosos, etc…)
  13. Desvaloran contínuamente mi esfuerzo profesional, restándole su valor, o atribuyéndolo a otros factores
  14. Intentan persistentemente desmoralizarme mediante todo tipo de artimañas
  15. Utilizan de manera malintencionada varias estratagemas para hacerme incurrir en errores profesionales y después acusarme de ellos
  16. Controlan, supervisan o monitorizan mi trabajo de forma malintencionada para intentar “pillarme en algun renuncio”
  17. Evaluan mi trabajo y desempeño sistemáticamente de forma negativa de manera inequitativa o sesgada
  18. Me dejan sin ningún trabajo que hacer, ni siquiera a iniciativa propia, y luego me acusan de no hacer nada o de ser perezoso
  19. Me asignan sin cesar nuevas tareas o trabajos, sin dejar que termine los anteriores, y me acusan de no terminar nada
  20. Me asignan tareas o trabajos absurdos o sin sentido
  21. Me asignan tareas o trabajos por debajo de mi capacidad profesional o mis competencias para humillarme o agobiarme
  22. Me fuerzan a realizar trabajos que van contra mis principios, o mi ética, para forzar mi criterio ético participando en “enjuagues”
  23. Me asignan tareas rutinarias o sin valor o interés alguno
  24. Me asignan tareas que ponen en peligro mi integridad física o mi salud a propósito
  25. Me impiden que adopte las medidas de seguridad necesarias para realizar mi trabajo con la debida seguridad
  26. Se me ocasionan gastos con intención de perjudicarme económicamente
  27. Me humillan, desprecian o minusvaloran en público ante otros colegas o ante terceros
  28. Intentan aislarme de mis compañeros dándome trabajos o tareas que me alejan físicamente de ellos
  29. Distorsionan malintencionadamente lo que digo o hago en mi trabajo, tomando “el rábano por las hojas”
  30. Me intenta buscarme las cosquillas para “hacerme explotar”
  31. Envenenan a la gente a mi alrededor contándole todo tipo de calumnias o falsedades, poniéndolas en contra mía de manera malintencionada
  32. Hacen burla de mí o bromas intentando ridiculizar mi forma de hablar, de andar, o me ponen motes.
  33. Recibo feroces e injustas criticas o burlas acerca de aspectos de mi vida personal
  34. Recibo amenazas verbales o mediante gestos intimidatorios
  35. Recibo amenazas por escrito o por teléfono en mi domicilio
  36. Me zarandean, empujan o avasallan físicamente para intimidarme
  37. Se hacen bromas inapropiadas y crueles acerca de mí
  38. Me privan de información imprescindible y necesaria para hacer mi trabajo
  39. Limitan malintencionadamente mi acceso a promociones, ascensos, cursos de formación o de capacitación para perjudicarme
  40. Me asignan plazos de ejecución o cargas de trabajo irrazonables e inusuales
  41. Modifican mis responsabilidades o mis cometidos sin comunicarmelo
  42. Me lanzan insinuaciones o proposiciones sexuales directas o indirectas

mobbing-2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s