Deja de provocar alucinaciones

“Una prueba nuclear…” es lo único que recordaron mis padres después de su visita al médico.

Mi madre, acompañada por mi padre, acudió al médico para conocer que le pasaba a su tensión y a su salud. El resultado fue: “me van a hacer una prueba nuclear”.

Mis intentos por entender qué era lo que le ocurría, fueron inútiles. No sabían decirme nada más que “prueba nuclear”, ni tan siquiera que se iba a analizar o para qué esa prueba, era el corazón, la cabeza, el estómago… Nada… Su desconcierto era tal, que lo único que conseguí que mi padre verbalizara, fue su sensación al escuchar esas palabras… “No sé cariño, cuando ha dicho prueba nuclear, me he imaginado a la mamá en la luna…”. Y de mi madre, una amiga (una amiga…) me dijo que eso era para ver el funcionamiento del riñon…

Su interlocutor no captó su desconcierto e incomprensión, tampoco su miedo, se limitó a informar, no a comunicar.

En resumen, mis padres alucinaron.

sin-titulo-1Cuando comunicamos debemos evitar que nuestros interlocutores alucinen

Y gran parte de la responsabilidad en la aparición de alucinaciones es del emisor. El emisor comienza la conversación, es quién elige las palabras, el momento, el entorno, el código, … El emisor debe evitar que su mensaje provoque alucinaciones. Las alucinaciones en comunicación ocurren, cuando el emisor no comunica, únicamente transmite información.

Al hablar, acto mucho más sencillo que escuchar, el emisor puede obviar o cometer varios errores:

  • Desconectar de la audiencia.
  • Desconocimiento del receptor.
  • Palabros que provocan ruido e interferencias.
  • Sobrevaloramos la capacidad de atención de nuestro interlocutor.
  • Escasa capacidad para interpretar la comunicación no-verbal.
  • Falta de escucha. Escucharnos a nosotros mismos.
  • Baja empatía.
  • Hablar en titulares, no bajamos al cuerpo de la noticia.
  • Incoherencias entre nuestra comunicación verbal y no – verbal.
  • ETC.

Es cierto que es mucho más difícil y arduo escuchar que hablar.Escuchar requiere un gran esfuerzo, en el que combinamos atención, motivación y paciencia.

curvaatencion-liliana

Seamos sinceros, y confesemos, que desconectamos al escuchar.

Al principio de una conversación estamos atentos, acabamos de empezar, desconocemos el tema, por lo que sentimos curiosidad, pero conforme avanza la charla, se produce el efecto “cuerpos presentes, mentes ausentes”. En el momento, que sentimos que nos toca intervenir, nuestra conciencia vuelve su atención a la charla y así, poder responder.

Lo que nos importa es lo que digo yo, no lo que dice el otro.

El proceso de escuchar es curioso, se efectúa en unidades de aproximadamente 1 minuto, con interrupciones inevitables:

  • Asociación libre de ideas. Una única palabra puede provocar que nuestra mente abandone la conversación y se transporte a otros momentos o situaciones. 
  • Flashes de imágenes. Evocación de imágenes.
  • Recuerdos espontáneos. “Ups, la lavadora… he dejado la ropa sin tender”
  • Estímulos ambientales. El sonido de un teléfono, el zumbido de una bombilla, el sonido de un bolígrafo, el brillo de una luz…
  • Interferencias cognitivas, emocionales y sociales. Prejuicios sobre el orador, sobre su intención, limitaciones sensoperceptivas, creencias, o estados emociones que pueden provocar la desconexión. Pensemos, por ejemplo, en una persona enfadada, rara vez escucha.

Estas interrupciones nos desconectan del discurso, llevándonos a otros mundos, plagados de pensamientos, ideas, imágenes, emociones u ocurrencias alejados del significado o intención del mensaje que escuchamos. En definitiva, nuestra capacidad de atención es limitada.

El resultado son las Alucinaciones= Comunicación deficiente + Atención limitada. 

El comunicar requiere estar presentes, tanto si hablamos como si escuchamos. Ver y sentir a nuestro interlocutor, interesarnos por lo que entiende, más allá de lo que decimos, atender a la forma y al fondo del mensaje.

Mirar al otro, más de lo que nos miramos a nosotros. Comunicar es entenderse, conectar con el otro.

En definitiva, por alguna razón, tenemos 2 orejas, 2 ojos y 1 boca.

Menos mal que sólo tenemos 1. 

boca-01

 

 

Anuncios

One thought on “Deja de provocar alucinaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s