Mobbing. Acoso psicológico en el trabajo

Hace ya algún tiempo, cuando empece a interesarme por este proceso de hostigamiento, las conductas asociadas, el perfil de víctima y acosador, y las consecuencias tanto para la víctima, la empresa y la sociedad.

Comenté mi preocupación a un grupo de compañeros de profesión, y me sorprendió su respuesta: “Veo que tú eres de las que se preocupa más por lo malo que por la felicidad”. Reconozco que me quedé sorprendida y algo contrariada ante esa afirmación. Nada más lejos de la realidad, pensé. No hablar de un problema, no hace que éste desaparezca, todo lo contrario, sigue creciendo.

La falta de información sobre este riesgo es lo que lo hace más peligroso, favorece su propagación, y por tanto, la tan ansiada felicidad en el trabajo desaparece y se convierte en un mero slogan. Hablar de acoso laboral en las empresas, en vez de empresas felices, no es opuesto, si no complementario. Las empresas no suelen reconocer que prácticas de acoso psicológico son consentidas u obviadas, y en algunos casos, propiciadas por la misma organización.

Por esta razón y otras muchas, he decidido investigar sobre este proceso y dedicar una serie de posts a este riesgo laboral.

El mobbing afecta a una población muy amplia pero muy silenciosa. Desde que existen estudios acerca de este fenómeno, el mobbing no ha dejado de crecer.

Estamos hablando de un riesgo laboral específico conocido a la vez que desconocido, extendido aunque oculto. Seguro que algunos, hemos sido o son testigos de casos de acoso laboral, aunque miramos hacia otra parte, o restamos importancia a estas prácticas de violencia psicológica que ocurren en la mesa de al lado. Tal vez algún familiar, amigo o conocido nos haya contado su sufrimiento en el trabajo por la acción o inacción de compañeros de trabajo.

Se trata de un proceso muy contagioso, viral, que comienza con un ataque de uno a uno, pero que  pronto se convierte en un todos contra uno.

mobbing acoso laboralEl término Mobbing proviene del verbo inglés “to mob”: atacar con violencia, avasallar, arrollar físicamente una masa a individuo. Incluso se utiliza para definir comportamientos propios de las organizaciones mafiosas..

El primero profesional en acuñar el término Mobbing, fué el etólogo y premio Nobel en Fisiología y Medicina, Konrad Lorenz.

Lorenz (1973) observó como, en grupos de animales de la misma especie, se producía un ataque organizado de un grupo contra otro miembro más grande, del cual se sentían amenazados.

Esta definición del mundo animal, se puede extrapolar al mundo humano y en concreto, al perfil de acosador/es y al origen de estas prácticas de hostigamiento.

La víctima de mobbing por alguna razón, se ha convertido, para un individuo o grupo, en un ser amenazante. Pero no, porque haya hecho nada, si no por convertirse en una persona que suscita envidia, miedo o amenaza. La víctima, por contradictorio que parezca, suele ser un trabajador excelente, brillante, con éxitos y reconocimientos dentro de la misma empresa. Pero es justamente, este comportamiento o característica del trabajador víctima de acoso lo que provoca que se convierta en amenazador para otro/s, generalmente más mediocres, que se sienten amenazados por el buen hacer o las buenas prácticas de la víctima.

Otras muchas veces, el acoso está orquestado para “eliminar” a un trabajador que no se puede despedir (por ej: funcionarios, trabajadores con reducción por cuidado de hijos, empleados con mucha antigüedad en la empresa, etc). El acosador/es persiguen que la víctima decida marcharse de la organización, por no soportar las conductas de hostigamiento, aislamiento y rechazo a las que es sometida.

El mobbing no es una enfermedad. Aunque, por supuesto, que produce secuelas psicológicas y psicosomáticas graves. Estamos delante de un riesgo laboral psicosocial con importantes consecuencias físicas, psicológicas y sociales para la víctima, pero también para la sociedad.

A pesar de que es un fenómeno que siempre ha existido, no fue hasta 1990 en el Congreso sobre Higiene y Seguridad en el Trabajo, en dónde el profesor de la Universidad de Estocolmo, Heinz Leymann, lo definió como:

“Situación en la que una persona ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo“. Heinz Leymann (1990)

En España, el profesor Iñaki Piñuel y Zabala, uno de los mayores expertos en este campo, lo define como:

el continuo maltrato verbal y modal que recibe un trabajador por parte de uno u otros, que se comportan cruelmente con él con vistas a lograr su aniquilación o destrucción psicológica y su salida de la organización a través de diferentes procedimientos”.

El profesor Piñuel utiliza la metáfora de la tortura del Gota a Gota para explicar como poco a poco estas conductas de violencia afectan a la víctima. Son conductas que se repiten, que en un primer momento, puede parecer anodinas pero es justo ese carácter trivial, unido a su repetición en un entorno inescapable, lo que impide a la víctima reaccionar y defenderse. Esta indefensión, se agudiza aún más, ya que para un observador externo, estas agresiones pueden pasar inadvertidas o incluso, restarles importancia, lo que provoca que la víctima crea que está exagerando o que realmente es ella la causa. En el trabajador acosado, poco a poco, gota a gota,  su capacidad de defensa y resistencia va mermando.

Cualquier persona de una organización, independientemente del nivel jerárquico o del género, hombre y mujer, puede ser victima de acoso laboral.  No existe ningún patrón psicológico que defina a la víctima.

En lo que si existe evidencia, es que cualquier persona víctima de mobbing, sufrirá consecuencias en su salud psíquica, física y en su entorno social.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s